1989: la caída del muro de Berlín

El Muro de Berlín, llamado de manera oficial «Muro de Protección Antifascista» por la socialista República Democrática Alemana — RDA, además ha sido apodado «Muro de la vergüenza» por parte de la opinión pública occidental. Ha sido parte de las fronteras interalemanas desde el TRECE de agosto de 1961 actualmente el 9 de noviembre de 1989 y dividió a la República Federal Alemana de la República Democrática Alemana actualmente ese año.

El bloque oriental dominado por los Soviéticos de manera oficial sostenía que el muro ha sido levantado para defender a su población de elementos fascistas que conspiraban para impedir la voluntad popular de crear un estado socialista en Alemania del Este. De todos modos, en la práctica, el muro sirvió para impedir la emigración masiva que marcó a Alemania del Este y al bloque comunista durante el período posterior a la 2ª Guerra Mundial.

El muro se extendía a lo largo de 45 kms que separaban la población de Berlín en dos y 115 kilómetros que separaban a la parte occidental de la localidad del demarcación de la RDA. Fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y de la división de Alemania.

Muchas individuos murieron en el intento de superar la dura vigilancia de los guardias fronterizos de la RDA cuando se dirigían al sector occidental. El número exacto de víctimas está sujeto a disputas y no se conoce con seguridad. La Fiscalía de Berlín considera que el saldo total es de 270 personas, incluyendo 33 que fallecieron como consecuencia de la detonación de minas. Por su parte el Centro de Estudios Históricos de Potsdam estima en 125 la cifra total de muertos en la región del muro.

El programa de la elaboración del Muro de Berlín ha sido un secreto de estado de la administración de la RDA. El muro fue construido a instancias del Partido Socialista Unificado de Alemania — las tareas se llevaron a cabo bajo la dirección y la vigilancia de la Volkspolizei y de soldados del Ejército Nacional Popular — contra las declaraciones del Presidente del Consejo de Estado (Staatsratsvorsitzender) Walter Ulbricht, quien, en una conferencia de prensa internacional que tuvo emplazamiento en Berlín Oriental el 15 de junio de 1961, había contestado a una pregunta de la periodista Annamarie Doherr:

“Entiendo su pregunta como que hay hombres en Alemania del Oeste que desearían que movilizáramos a los trabajadores de la creación de la capital de la RDA para erigir un muro. No conozco la existencia de tales motivaciones, pues los obreros de la construcción de la capital emplean todas sus fuerzas primeramente en la elaboración de casas. ¡Nadie tiene la intención de erigir un muro!.”

El muro tenía una longitud de más de 120 kilómetros cuadrados. La construcción inicial ha sido mejorada regularmente. El «Muro de la cuarta generación», que empezó a construirse en 1975, era de hormigón armado, tenía una altura de 3,6 m y estaba formado por 45.000 secciones independientes de 1,5 m de longitud. Su coste fue de 16.155.000 marcos de la Alemania Oriental. También, la frontera estaba protegida por una valla de tela metálica, cables de alarma, trincheras para esquivar el paso de vehículos, una alrededor de alambre de púas, más de 300 torres de vigilancia y treinta búnkers.

El Muro de Berlín fue derribado durante la noche del día 9 de noviembre del año 1989, al viernes, día 10 de noviembre del mismo año, 28 años luego de su elaboración. La apertura del muro, famosa en Alemania con el nombre de die Wende (El Cambio), fue consecuencia de las exigencias de libertad de circulación en la ex-RDA y las evasiones continuos hacia las embajadas de capitales de países del Pacto de Praga y Varsovia y por la frontera entre Hungría y Austria, que impuso menos restricciones desde el 23 de agosto. En septiembre, más de TRECE.000 alemanes orientales emigraron hacia Hungría. Hacia el final de 1989 empezaron manifestaciones masivas en contra del gobierno de la Alemania Oriental. El líder de la RDA, Erich Honecker, renunció el 18 de octubre de 1989, siendo reemplazado por Egon Krenz pocos jornadas después.

Tras el 6 de noviembre se realizó público el programa de una nueva legislación para viajar, que recibió duras críticas, y el gobierno checoslovaco protestó por vías diplomáticas por el aumento de la emigración desde la RDA a través de Checoslovaquia. El SED decidió, el 7 de noviembre, regular los viajes al exterior, facilitándolos. El 9 de noviembre se promulgó un plan que permitía lograr pases para viajes de visita. Se creó un modelo en el Consejo de Ministros, que se decidió ese mismo día antes de las 18:00 y que debía ser publicado y difundido en forma de circular a las 4:00 siguiente por las agencias de noticias, aunque hubo una objeción al procedimiento por parte del Ministerio de Justicia. Paralelamente, el modelo del Ministerio fue estudiado y aprobado en el Comité Central.

De esa manera se ponia fin a un muro que no sólo dividía a 2 Alemanias sino además a 2 Europas.